Vicepresidencia 2º Legislatura de Jujuy

PLANTEARON EN EL OBISPADO PROYECTOS SOBRE REGULACIÓN DE JUEGOS DE AZAR Y TRATAMIENTO DE LA LUDOPATÍA

06.09.2011 13:27

El diputado Rizzotti y su equipo fueron recibidos por el administrador apostólico de la Diócesis de Jujuy, monseñor César Daniel Fernández, a quienes le presentaron los proyectos “Regulación del Juego” y “Prevención y tratamiento de la ludopatía”, iniciativas que plantean la erradicación de salas de juego de azar que estén funcionado fuera de regla, la regulación de las que se ajustan a la normativa, la previsión de no instalar salas a futuro y el tratamiento de la adicción al juego.

Debido a la experiencia en el abordaje del tema por parte de la Iglesia en Entre Ríos, el diputado Jorge Rizzotti y su equipo solicitaron al monseñor César Daniel Fernández una entrevista para presentarle las motivaciones de dos iniciativas legislativas que refieren al juego de azar y la ludopatía, declarada ya una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Durante el encuentro, que tuvo lugar en la sede del Obispado de Jujuy, Rizzotti primeramente presentó ante el monseñor un panorama de la situación referida a la adicción al juego en la provincia, que, en palabras del legislador, “tiene un enorme impacto tanto en el individuo como en su entorno familiar, lo que aporta a la ruptura del tejido social”. “Al entrar a cualquier sala de juego de nuestra ciudad y de la provincia, podemos ver que quienes concurren son en la mayoría trabajadores y trabajadoras de clase media y baja, con escaso poder adquisitivo, y vemos gente a las 10, 11 de la mañana, un martes, un jueves, lo que nos da cuenta de que no es por recreación que se concurre allí, sino porque es una práctica que se presta a derivar en conductas compulsivas”, describió el diputado.

“Si a esto le sumamos el proyecto del oficialismo de crear un organismo de la órbita del gobierno para la administración del juego de azar, ya se cristaliza la intención de negocio que tiene este tipo de emprendimientos basados en la promoción y estímulo al juego, lo que agravaría una situación que afecta al pueblo jujeño”.

El equipo legislativo de Rizzotti elaboró dos proyectos: uno, de “Regulación del Juego”, en que se prevé la prohibición de instalar nuevos casinos, salsa de máquinas tragamonedas y de toda forma de juego de azar, exceptuándose al Casino de la Provincia de Jujuy, para el que se prevé un horario restringido y que cumpla con el objetivo de esparcimiento y oferta recreativa para el turismo, como también que el 30% del total de los ingresos que perciba el Casino se destinen a la prevención y tratamiento de la ludopatía.

Este proyecto también propone que la instalación de nuevas salas de Casinos deberá hacerse por Ley, que las licencias y/o concesiones otorgadas sin respeto de los procesos de licitación pública caducarán sin que puedan ser renovadas bajo ningún concepto y que se prohíba la instalación de cajeros automáticos dentro de un radio de 200mts alrededor de donde funcionen las salas del Casino.

El otro proyecto es el de “Prevención y tratamiento de la ludopatía”, por el cual se le asignará carácter de salud pública a la prevención y tratamiento de la el juego compulsivo, que toma características de conducta adictiva, produciendo un trastorno generalizado en la vida social de la persona afectada. Este proyecto procura la prohibición de todo tipo de publicidad tendiente a promocionar el juego de azar, la creación de un registro de autoexclusión para ludópatas y para aquellas personas que decidan voluntariamente autoexcluirse de concurrir a los casinos y salas de juego y la creación en el ámbito del Ejecutivo de una Comisión Ad-Hoc para evaluar interdisciplinariamente la incidencia de la ludopatía en la población de la provincia y, a partir de sus conclusiones, proponer medidas superadoras para encarar la patología.

Haciéndose eco de lo expresado por en el documento “El juego se torna peligroso”, comunicado que emitieron la totalidad de los Obispos de la Argentina, y en donde los representantes de la Iglesia Católica del país expresaron que “El juego de azar es un negocio que mueve gran cantidad de dinero para beneficio de unos pocos en detrimento de muchos, especialmente de los más pobres”, el diputado Rizzotti y su equipo plantearon ante el flamante Administrador del Obispado de la provincia también que “ni siquiera el Banco de Acción Social cumple con generar la acción social prevista a partir de ingresos por el juego”, cuestión por la que monseñor Fernández reconoció que uno de los fundamentos que suelen darse en contra del trabajo por combatir y prevenir la ludopatía es precisamente el de la acción social, pero que también han visto desde la Iglesia que eso casi nunca se cumple. Agradecido por la información y el diagnóstico compartido, el administrador del Obispado de Jujuy auguró el favorable tratamiento de estos temas en las distintas órbitas de la sociedad. Rizzotti y su equipo, por su parte, anunciaron el ingreso parlamentario de estas iniciativas.

© 2008 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode